jueves, 3 de marzo de 2011

Vano intento


Puedo evadir el adiós
ocultártelo
cierro tus ojos apoyando mis labios.
Acaricio tus pies
intento seducirlos
detener su partida entre mis manos
sujetarme a tu cuello
respirarle palabras que lo adhieran al tiempo.
Puedo tragar ese adiós
muerdo en tu boca las letras que lo enuncian
lo transformo en deseo
lo ahogo en el sudor que desliza tu vientre
lo aprisiono entre mis muslos
como si fuera el sexo que aproximas al mío.
Te miro
te robo en esa imagen
que desde un claroscuro devuelve mi ventana
tu espalda relajada
donde escribo te amo sin que vos te despiertes.
El dorso de tu brazo
donde cae la lágrima que apenas has notado.
Puedo evadir el adiós
puedo mentirme que lo logro
porque habito en la víspera
y yo juego al destino
mientras aun no llega la mañana.

1 comentario:

  1. Tan crudo y tan de vos. Lo que no se puede evadir es el dolor.
    Besos

    ResponderEliminar